AMBAR rural hsa milagro Tecnirótulo Viñas del Vero

Bodas de Isabel de Segura. 25ª Edición. 18-21 Febrero 2021. Faltan

escriban



Escribanos del Concejo
(Scribae)

Año de fundación: 2006

Según el Fuero, el escribano era el segundo magistrado de la escala concejil, responsable de que funcionara la maquinaria administrativa.

Además de las condiciones que se requerían para ser juez, los escribanos debían saber leer y escribir, tener capacidad para comprender el Fuero e interpretarlo y poseer los conocimientos necesarios para llevar la contabilidad del Concejo.

Estas especiales condiciones  imitaban el acceso al cargo, debiendo rendir cuentas ante la asamblea de vecinos al final de su mandato. Aunque el primer escribano documentado en Teruel, de nombre Petrus, data de 1200, probablemente esta figura existiría ya desde el nacimiento de la villa. El escribano dirigía la escribanía municipal, debiendo dar fe de todos los  acuerdos adoptados. También validaba los documentos con el sello del Concejo, cuya custodia le era encomendada, además de redactar los censos de los contribuyentes,  por lo que también era conocido como Juez del Padrón.

El Fuero era muy exigente con el oficio de escribano: “ si el escribano es declarado culpable de falsedad o de fraude, o cambia, borra o añade algo en el Libro de los Juicios sin orden del señor Rey o del Concejo, y el daño llega a cien sueldos, páguelos doble; de cien para arriba, si es cogido en fraude, como se ha dicho, o cambia algo en el Libro sin una orden y se le prueba, como el fuero ordena de los jurados, peche el doble del daño que por ello se produzca y, además, cien maravedís alfonsís.  Pero si no quiere o no puede pechar, córtesele el pulgar derecho sin excusa alguna, y el importe total de esta pena destínese a la construcción de torres y muros.”

Premio Defensor de Tirwal 2006  
Mejor Grupo en el Desfile

Ubicación haima: Plaza San Juan