Bodas de Isabel de Segura. 23ª Edición. 14-17 Febrero 2019. Faltan

La Iglesia




Uno de los sectores privilegiados de Teruel es el clero. Su estatus es especial, en virtud de su labor espiritual, ampliado por el derecho de escapar a la jurisdicción ordinaria de los laicos. Aunque realmente no llegan a la administración concejil, dada su influencia y contacto con los habitantes de las parroquias, por aquel entonces temerosos de Dios, en una sociedad profundamente teocrática, hace que la iglesia tenga una marcadísima influencia social.


 Hospital de la Merced
Junto a la redención de cautivos, que en todo momento ocupó un papel prioritario para la Orden de Santiago desde su nacimiento, la segunda de sus grandes funciones asistenciales consistió en la hospitalaria, algo que iba en consonancia con los estatutos de todas las órdenes militares. Se manifestaba fundamentalmente en la asistencia a los miembros enfermos o ancianos de la orden, la atención a los heridos que se produjeran en combate, así como el auxilio a los pobres y necesitados.

 Hospital de San Juan
La primera documentación conocida del Hospital de Santa María y San Juan de Teruel,  data de 1270, cuando era conocido solamente por Hospital de San Juan Bautista.  Ocupaba el espacio  en el que actualmente se levanta el edificio de la Diputación Provincial, en la Plaza de San Juan. Con el paso de los años se convirtió en el principal hospital de la ciudad, y en 1572 pasó a llamarse Hospital General de la Asunción, manteniendo su emplazamiento hasta 1938, quedando destruido en la Guerra Civil.

Madres Beguinas
Durante el siglo XIII surgió una nueva forma de vida religiosa específicamente femenina. Se trataba del “beguinaje”, una especie de comunidades semireligiosas que se dedicaban a atender a los enfermos y a los pobres, además de a proporcionar educación a las niñas, todo ello combinado con la realización de trabajos manuales destinados a garantizar su sustento. Sometidas a la autoridad municipal, se regían por los preceptos legales y normas de comportamiento que ésta dictaba, gozando de especial protección.

 Monjes del Císter
La Orden del Císter debe su nombre a Citeaux (cerca de Dijon, Francia), donde se creó la primera fundación cisterciense. Allí se retiró, en 1098, el monje Roberto de Molesmes, buscando restablecer la austeridad que había caracterizado a la orden benedictina en sus orígenes y que consideraba perdida. Debe buena parte de su considerable desarrollo a Bernardo de Claraval (1090-1153), cuyo carisma y prestigio personal le llevaron a convertirse en el maestro espiritual de la orden e impulsaron su expansión por toda Europa.

 Monjes Mártires
En los primeros tiempos de la Orden franciscana hubo tres expediciones a territorio musulmán para predicar la fe entre los infieles. La segunda de ellas estuvo protagonizada por Juan de Perusa (también Perugia) y Pedro de Saxoferrato, que recibieron el encargo directamente del propio San Francisco. Salieron de Italia rumbo a Aragón en 1220, terminando por recalar en Teruel. Durante su estancia en esta villa de frontera ambos monjes vivieron en dos celdas adosadas a la ermita de San Bartolomé.   

No hay comentarios :