AMBAR rural hsa milagro Tecnirótulo Viñas del Vero

Bodas de Isabel de Segura. 25ª Edición. 18-21 Febrero 2021. Faltan

guardavinas



Guardas de las viñas
(Vitium custodes) 
Año de fundación: 2004

Los guardas de las viñas se dedicaban a vigilar las partidas del término sembradas de viñedo. Se desconoce el número de personas dedicadas a este oficio, normalmente una o dos por cada pago. Eran elegidos en octubre, tras finalizar la vendimia, y ocupaban su puesto por espacio de un año completo. 

Debían evitar el robo de uva, así como los daños provocados por los animales, teniendo que responder por los desperfectos producidos únicamente durante el día, pero no por la noche. Al igual que en el resto de oficios que estaban a cargo del Concejo, los guardas de las viñas,  gozaban de un derecho especial que los protegía frente a agresiones. Cualquier atentado contra ellos se pagaba con el doble de multa de lo habitual. Su salario no era fijo, siendo acordado con los propietarios ya fuese en dinero o en especie.

En el Fuero aparecía perfectamente regulado su oficio:” Mando también que los guardas de las viñas se cojan después de la vendimia de cada año en el Concejo, y juren sobre la Cruz y los Cuatro Evangelios ser fieles en todo a ricos y pobres en aquellas cosas que pertenecen a su cargo, como más adelante se dirá.” 

“Cualquiera que fuera de la villa defienda o quite las prendas al guarda de las viñas, y se le pruebe, peche diez sueldos y el guarda tome prendas en la casa del que las impide tomar...”. 

"Además, si alguien entra en una viña sin permiso de su dueño o del guarda desde primeros de Enero hasta que las viñas hayan sido vendimiadas, y se le prueba, peche cinco sueldos por sólo entrar, aunque no coja nada ni la dañe. Pero si coge fruto de allí y se le prueba, peche diez sueldos por lo hecho durante el día."

"Además, si  alguien corta una parra ajena, peche treinta sueldos, por una cepa entera, quince sueldos; por un mugrón, diez sueldos y por cualquier otro sarmiento, cinco sueldos, si se le prueba según Fuero."

"Mando también que nadie, de ningún modo, responda  jurídicamente por daño de las viñas después de la fiesta de San Martín.

Además, si alguien tiene prendas por el daño de las viñas, por éstas no responda después de la fiesta de San Martín, según Fuero.”

Ubicación haima: Paseo del Óvalo