AMBAR rural hsa milagro Tecnirótulo Viñas del Vero

Bodas de Isabel de Segura. 25ª Edición. 18-21 Febrero 2021. Faltan

guaytas



Guaytas del Concejo
(Concilii vigiles) 
Año de fundación: 2004

Los guaytas se encargaban de la vigilancia nocturna de la villa, misión compartida con los magistrados municipales. 

En total eran veinte, distribuidos en nueve velas de dos individuos cada una y dos sobrevelas que hacían la ronda. Cada vela correspondería a una de las nueve parroquias, que se distribuirían los diferentes sectores de la muralla. En condiciones de normalidad, los guaytas o velas comenzaban su jornada al ponerse el sol y permanecían en su puesto hasta la mañana siguiente, aunque cuando el Concejo salía a cabalgada, continuaban todo el día.

Los sobrevelas recorrían las calles gritando a los velas para controlarlos y debían identificar a todos los viandantes con que se encontraban. A causa de su  vulnerabilidad, cualquier herida que se les ocasionara era castigada con 500 sueldos de multa.  

El Fuero dice:”A continuación debe hablarse de los centinelas de esta villa. Todo centinela perciba cuarenta sueldos en concepto de paga. En cada torre donde deban velar, velen dos centinelas. Pero si es llamado por el sobrestante de los  centinelas y no responde a la tercera vez, peche dos dineros sin excusa. Y si por ventura no vela una noche, la colación de donde la torre tenga que ser velada, peche cinco sueldos al juez, a los alcaldes y a los sobrestantes de los centinelas. Pero si algún centinela es declarado culpable de traición, como el fuero prescribe, sea ahorcado. Sin embargo, se debe saber que los centinelas deben estar siempre en las torres desde la puesta del sol hasta la mañana, al amanecer, de tal modo que puedan ver a los transeúntes. Porque si en la hora antedicha no está en la torre, o desciende antes de la misa matutina, por cada una de las infracciones peche cinco sueldos al juez, a los alcaldes y a los sobrestantes de los centinelas.” 

Ubicación haima: Plaza del obispado (Calle Tribuna)